Archivo de la categoría: Reflexiones

¡Deja que fluya!

¿Has notado alguna vez que viajas sobre una nube? ¿Nunca te ha pasado que disfrutas tanto de una actividad que en ese momento no existe nada más que el presente? ¿Conoces esa sensación en que notas que todo te va a salir bien? Ese bienestar, en el que el tiempo parece que vaya a cámara lenta, pero en verdad ha pasado más de dos horas… ¿Has vivido nunca  ese momento en el que rindes en el trabajo a niveles increíbles pero al mismo tiempo sientes una calma y una tranquilidad enormes?

Se trata de un estado mental en el cual una persona está completamente inmersa en la actividad que ejecuta. El psicólogo Mihály Csíkszentmihályi, en 1975, describió este estado como flow (fluir/fluido) y se caracteriza por ser un sentimiento de enfocar la energía, de total implicación con la tarea, y de éxito en la realización de la actividad.

La teoría de Csikszentmihalyi ha ido cogiendo peso dentro de la psicología hasta el punto en el que, hoy en día, es considerada una de las principales teorías sobre el comportamiento humano y la motivación personal. Es por este motivo que se suele utilizar como estrategia de aprendizaje y de entrenamiento para el desarrollo de uno o más talentos, tanto en el ámbito individual como el de los trabajos en grupo.

Hablemos claro: ¿Qué es una situación de flujo? Principalmente, se trata de un momento de trabajo y lucidez en el que hay:

    • Una situación de reto o desafío.
    • Una focalización de la atención en la acción.
    • Unas metas claras.
    • Una retroalimentación sobre la acción.
    • Unos sentimientos de control.
    • Despreocupación sobre uno mismo.

 

Os dejamos un video en el que él mismo nos explica parte de la teoría del Flow

 

En un momento de flow, somos capaces de vivir plenamente en ese momento, llenándonos de satisfacción. Pero no nos engañemos: aunque sea un momento genial y no nos demos cuenta, nos estamos esforzado enormemente en dicha actividad y eso se traduce en que vayamos aumentado progresivamente nuestra pericia, que a su vez, es la causante de que tengamos sensación de confianza y control sobre aquello en lo que estamos trabajado.

Sabiendo todo esto, lo interesante seria que fuésemos capaces de poder entrar en un estado de fluir a voluntad, según más nos convenga. Así que… ¿Cómo lo hacemos para poder generar este momento de flow?

Pues la verdad es que estos momentos de fluidez no se pueden componer a voluntad, ya que aparecen/desaparecen en función de tu propio estado anímico. No obstante, sí que hay una serie de características que suelen favorecer y predisponer la aparición de un estado de fluidez. Según Csikszentmihalyi, los componentes que predisponen a generar  una experiencia de flujo son los siguientes:

a) La actividad debe de suponer un desafío: si la actividad es demasiado sencilla, el usuario se aburrirá y pondrá punto y final a la actividad antes de lograr el objetivo deseado.

b) La actividad no debe ser demasiado complicada. Tiene que ser una habilidad accesible. Poner el listón demasiado alto termina por producir frustración/estrés en el usuario

Debemos buscar el equilibrio entre el nivel de desafío y el nivel de habilidad del que disponemos

 c) Las metas deben estar diseñadas de manera más clara posible. Así, el usuario las percibirá con facilidad e identificará que los objetivos son alcanzables.
d) Es necesario que el usuario reciba un feedback que le ayude a identificar sus logros y sus derrotas, a la vez, la información aportada por el usuario servirá para identificar posibles mejoras en las estrategias de ejecución.

En cualquier de los casos, al cuerpo le gusta entrar en estado de fluidez, ya que le generar algunos efectos sensoriales y perceptivos que son agradables. Uno de sus grandes efectos es la fusión de la acción y la conciencia, donde la conciencia se reduce a la actividad y se termina desarrollando de manera automática, sin pensar en ella. Otro de sus efectos es la distorsión del sentido del tiempo, donde la entrega y la motivación con la que el usuario desempeña la actividad hacen que pierda el control del tiempo que está invirtiendo en dicha actividad.  Incluso puede llegar a haber una pérdida de la autoconciencia, cuándo el usuario logra sumergirse en la experiencia y se olvida del entorno para centrarse únicamente en la actividad que esta desarrollando con absoluta dedicación y total motivación.

Así que ya lo sabes, entrar en un estado de flow es beneficioso para la psique y el aprendizaje. Cuando llegues a este estado ¡deja que fluya!

 

Referencias

http://www.wonnova.com/blog/la-teoria-del-flujo-o-como-hacer-que-el-usuario-no-se-aburra-201211

http://reme.uji.es/articulos/agxfee4470103100/texto.html

http://www.crecimientopositivo.es/portal/teoria-de-la-experiencia-optima-o-flow

http://www.iepp.es/es/teoria-del-flow.html

http://www.eduardpunset.es/418/charlas-con/la-felicidad-es-un-estado-de-flujo

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

La psicopatologia de Batman

Hace unos días salió en los cines Batman vs Superman: Dawn of Justice y des de Ciencia Políticamente Incorrecta pretendemos aprovechar esta ocasión para tratar una cuestión de la que siempre hemos querido hablar: la psicopatología de Batman.

Este justiciero uniformado que lucha contra el mal repleto de gadgets y que lleva una doble vida como playboy multimillonario fue creado por Bob Kane el 1939 y es tan célebre que forma parte de nuestra cultura popular, de modo que nos saltaremos la introducción del personaje. Porque claro… ¿quién no conoce a Batman?

Lo singular de la historia del mundo de Bruce Wayne, más allá de que es un ser humano sin súper poderes (el dinero no lo tendremos en cuenta), es que posee villanos excelentemente construidos. Los principales malvados de estas tiras cómicas se caracterizan por ser personajes amorales, muy próximos a la locura: el ejemplo más claro es el caso del Joker, pero también podemos encontrar a Dos Caras, el Espantapájaros o el Sombrerero Loco (por no hablar de todos los lunáticos que podemos encontrar en el Manicomio de Arkham). Ante estos villanos, Batman suele presentarse como una fuerza del orden y del control inalterable, él único capaz de contener toda esta barbarie y locura… pero ¿realmente esta tan cuerdo como parece?

Antes de empezar con toda la psicopatología que acompaña al personaje, hace falta hacer un breve resumen de su historia y desarrollo a lo largo de los años. A menudo, la gente no suele saber que el personaje de Batman ha ido evolucionando con el tiempo: empezó siendo una especie de “La máscara del Zorro”, un justiciero que hacia políticas económicas favorables para los más necesitados y que luego se disfrazaba para poder luchar contra la ley desde el anonimato. Después, cogió un aire más de parodia cómica, donde se ponía a Batman como ejemplo de lo ridículos que pueden llegar a ser los superhéroes… esto casi consigue liquidar su carrera como figura de acción pero Denny O’Neill termino por conseguir que la historia de Batman regresa a sus orígenes. Finalmente Frank Miller, con El regreso del Caballero Oscuro, concluye por cimentar el Batman que todo el mundo conoce hoy día: oscuro, frio, poderoso, calculador y incluso un poco psicótico.

En este post se tiene en cuenta la personalidad del protagonista post Denny O’Neill, donde Batman es una figura torturada, sombría y nocturna. Así pues, aunque los Batman de Tim Burton, Christopher Nolan o Zack Snyder pueden resultar interesantes, no son los que trataremos aquí: la psique que conoceremos es la de los comics. Concretamente nos centraremos en las obras de autor como las de Frank Miller, Jeph Loeb y Tim Sale o Alan Moore, que son los responsables de haber transformado a Batman de esto

    batman-comic-cover-19   

 

a esto

    

Se nota la diferencia, ¿verdad?

Ahora que ya hemos contextualizado a Batman, vamos a centrarnos en su perfil psicológico: un niño, hijo único de una familia compuesta por padre y madre biológicos con relación estable, ve morir asesinados a sus progenitores a manos de un delincuente que los estaba atracado. Este niño pasa a ser criado por el viejo mayordomo de la familia, que hace a la vez de tutor legal y de figura paterna. El crío crece profundamente marcado por este acontecimiento, orientado todos sus esfuerzos y energías a encontrar métodos de “restablecer la justicia”, hasta el punto de que al llegar a su madurez lleva años de formación y de obsesivo entrenamiento en las practicas del combate cuerpo a cuerpo, además de haber desarrollado unas aptitudes físicas extraordinarias.

Al ser un sujeto con uso de razón y con consciencia de las normas sociales, Bruce Wayne rápidamente se da cuenta de que su idea de “aplicar justicia” (meterle una paliza padre a cualquier persona que haya quebrado la ley) no solo es ilegal, sino que le puede repercutir seriamente de forma negativa a su modo de vida. Para poder seguir con sus actividades de justiciero, se disfraza de murciélago negro todas las noches y se dedica a pelear a brazo partido contra delincuentes, construyendo su alter ego Batman para poder operar des del anonimato.

No hace falta fijarse mucho para darse cuenta de que Bruce Wayne tiene problemas psicológicos severos: se ha sentido desatendido a nivel emocional por toda su familia des de la muerte de sus padres (trastorno reactivo de la vinculación de la infancia), aun de adulto sigue reviviendo constantemente el asesinato de sus padres en forma de visiones o pesadillas recurrentes (trastorno por estrés postraumático), nunca ha sido capaz de aceptar que la muerte de sus padres es un hecho inevitable, incapaz de solucionar (duelo patológico), es incapaz de establecer nuevos vínculos sociales y/o emocionales duraderos con otras personas (trastorno disocial)  y frecuentemente lleva a cabo violentas peleas físicas con terceras personas que no conoce de nada sin sentir remordimiento alguno, además de ser incapaz de adaptarse a las normas sociales o de respetar la ley (trastorno antisocial de la personalidad/psicopatía).

En base a todo lo dicho anteriormente, podemos dejar claras un par de cuestiones: el personaje de Bruce Wayne es un individuo atormentado por sus propios fantasmas del pasado, incapaz de superar sus traumas y de reconstruir su vida a través de nuevos seres queridos. Es un ser consumido por la rabia, obsesionado en ejecutar su venganza contra todo aquel símbolo, acto o persona que le haga conectar con su dolor. Él no busca ayudar a los demás ni mejorar sus vidas… lo suyo, más bien, es un mecanismo para desatar su ira contenida, una especie de ritual para liberarse temporalmente de todo este sufrimiento que lo abruma y que le impide poder llevar una vida normal. En este sentido, Batman no es un héroe, no es un justiciero: es un psicópata violento y antisocial profundamente perturbado.

Si realmente quisiera ayudar a las personas, si su objetivo real fuera erradicar el crimen y salvaguardar la seguridad de Gotham, Bruce Wayne podría optar por otras vías de escape más allá de ser Batman, ya que Industrias Wayne tiene una riqueza valorada en $9.8 billones de dólares.

Podría invertir gran parte de ella en promover ayudas sociales, crear puestos de trabajo competentes, abrir nuevas líneas comerciales más justas con países con dificultades económicas, ayudar a los más necesitados, subvencionar asistencias a terceros, aprovechar el poder de su macroempresa para beneficiar y proteger a nivel legal a las microempresas de Gotham… pero no: su idea de ayudar a los demás es gastarse inmensas cantidades de dinero en nuevos juguetes, como el Batmóbil, el Batplano, guaridas secretas, armaduras, ordenadores, armas cuerpo a cuerpo, etc. para poder enfrentarse al nuevo villano de turno. Es cierto que la Fundación Wayne ayuda regularmente al Orfanato de Gotham, pero este gesto es muy poco comparado con todo el bien que podría llegar a hacer.

También podría ser que esta opción sea rechazada por el propio Wayne por considerar “inútil”  (quiero decir: en la vida real hay millonarios que apoyan económicamente a causas justas y no por ello ha desaparecido el crimen) pero eso no quiere decir que disfrazarse de murciélago sea la única opción para combatir los problemas de Gotham. Con su dinero, influencia y recursos podría fundar una corporación legal de vigilancia, crear su propio departamento reglamentario de policías y agentes de la ley libres de corrupción o incluso crear una organización privada de profesionales que se dedicaran a atacar sistemáticamente a las redes y organizaciones criminales hasta erradicarlas de su ciudad.

Incluso podría haber hecho terapia, afrontar sus problemas y vivir de lujo gracias a su empresa, creando una nueva familia que le amará, que le hiciera feliz. Pero si hiciera esto ¿en qué momento tendría la oportunidad de descargar sus puños contra los matones?

Insisto: Batman es un alter ego que ha sido creado por Bruce Wayne como herramienta para poder descargar su furia y angustia contra aquellas personas que le recuerdan a sus traumas. Incluso estando rodeado de héroes en la Liga de la Justicia es incapaz de ver la bondad de sus compañeros y tiene un plan específico para poder enfrentarse a cada uno de ellos en combate individual. No importa que, por ejemplo, Superman sea el individuo que más bien ha creado en toda la historia de la humanidad; Batman ya se ha gastado una fortuna en tener un arma de kriptonita a su disposición para poder matarlo “en caso de que se descontrole” (¿no podría haberse gastado ese dinero en reformar y reforzar la prisión de Gotham? ¡Aquello parece una aduana!).

Bruce Wayne es un individuo atormentado por sus propios fantasmas del pasado

Puede que algunos lectores aún no se hayan convencido con estos argumentos ya que Batman, a su modo, lucha contra el crimen sin hacer daño a la gente en exceso. Pero esto no es del todo cierto, ya que luchando contra los criminales les suele dejar en estados realmente lamentables: des de ponerlos en silla de ruedas de por vida, paralíticos, con secuelas físicas/mentales hasta llegar a dejarlos en estado comatoso permanente (situaciones que, en nuestra opinión, generan más dolor y sufrimiento que el hecho de morir) pero en algunas ocasiones Batman pierde el control de su ira y, sin hacerlo intencionalmente, termina por matar al delincuente. Es decir, Batman no mata por puro complejo, por una sensación de superioridad moral y no por ser el hecho de ser bueno.

Me encanta Batman. Es uno de mis personajes de ficción favoritos y lo es, precisamente, por esta aura oscura y salvaje que le rodea. La capacidad de poder estar siempre un paso por delante, su estoicismo, la frialdad implacable con la que rompe huesos y envía a matones al hospital sin despeinarse, su gran talento al luchar contra locos de la talla del Joker. Y, al igual que a mí, a mucha gente le gusta este personaje precisamente por esto.

Pero con todo, sus acciones son moralmente cuestionables. Aunque termine por hacer el bien, eso no quita el hecho de que sea una persona verdaderamente trastornada. ¿Si el objetivo de su rabia no fueran los criminales y, en vez de esto, le rompiera la cara indiscriminadamente a cualquier persona que se le pase por delante… seguiría siendo un héroe?

 

Referencias:

Clásicos del Cómic Batman – Bob Kane, de Panini Comics, Editorial Panini 2004

Batman: La Saga de Ra’s Al Ghul, de Dennis O’Neil, Planeta DeAgostini Cómics 2005

Batman: El Regreso del Caballero Oscuro, de Frank Miller, ECC Ediciones 2012

Batman: Año Uno, de Frank Miller, ECC Ediciones 2012

Batman: El Largo Halloween, de Jeph Loeb y Tim Sale, ECC Ediciones 2013

Batman: La Broma Asesina, de Alan Moore, ECC Ediciones 2013

 

Links de trastornos y patologías:

http://www.psicomed.net/dsmiv/dsmiv1.html

http://www.psico-web.com/psicologia/psicopatia-trastorno_antisocial-02.htm

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Los anillos de Saturno

Los anillos de Saturno son bien conocidos por todos, ya que es aparentemente la mayor peculiaridad de dicho planeta. Intentaremos explicar qué son estos anillos, por qué hay varios y como se formaron. A tener en cuenta que otros planetas poseen anillos, como Júpiter, aunque son muy tenues y prácticamente inapreciables.

Los anillos están formados por una gran cantidad de partículas independientes, lo que llamaríamos vulgarmente rocas. Estas rocas orbitan individualmente al planeta, como si de pequeños satélites se trataran. Esta propiedad, que parece muy obvia, tardó siglos en comprenderse desde que Galileo descubriera los anillos.

Podemos entender pues, que los anillos no son inmóviles, sino que van girando alrededor del planeta. Sin embargo son bastante homogéneos por lo que no podemos apreciar dicho giro simplemente observando el espectro visible. Se puede detectar que los discos están en movimiento, usando el efecto doppler. Este método es usado también para analizar la velocidad relativa (respecto a nosotros) de otras estrellas, y fue fundamental a la hora de elaborar la ley de Hubble (la ley que explica que el universo está en constante expansión).

saturn_rings_l

Los tres mayores anillos de Saturno, y algunas divisiones.

Tenemos dos discos principalmente, el A y el B. Existen otros discos como el C, el D, el E, el F y el G. El anillo A está en la parte exterior y los B y C en la interior, siendo los de mayor tamaño. Los E, F y G se encuentran más al exterior del anillo A, justo en el extremo final, y son muy estrechos y pálidos. El D es el más interior, seguido del C y el B.

El anillo F es muy estrecho, en parte debido a los satélites Pandora y Prometeo. Dichos satélites “moldean” el anillo, mediante su gravedad, atrayendo la materia del disco hacia ellos. Estos satélites reciben el nombre de satélites pastores, y crean frecuentemente ondas en el disco qué orbitan. Existen otros satélites de esta clase en el sistema solar, como por ejemplo la luna Galatea en Neptuno. Estos satélites pueden estar situados en las llamadas divisiones. Son zonas sin materia, entre discos.

5648_13069_1

La luna Dafne, creando olas en el anillo A de Saturno

Vamos a entender como se forma un anillo planetario. Hay un fenómeno por el que se forman dichas estructuras, y consiste en el de una cantidad de materia cruzando el límite de Roche de un cuerpo. Existen fuerzas de marea que ejerce un cuerpo masivo sobre otro. Estas fuerzas no son otra cosa que la diferencia entre la fuerza (gravitatoria) que recibe una cara de dicho cuerpo, la más cercana, frente a la más alejada. Este fenómeno ocurre por ejemplo entre la Tierra y la Luna. No debe confundirse con las mareas en si, que en su mayoría vienen dadas por la atracción de la Luna sobre los océanos, que al ser fluidos pueden concentrarse más en una cara del planeta que en otra (la tierra firme lógicamente no tiene esa capacidad).

roche-rings

El límite de Roche, un satélite/planeta superándolo.

Llega un punto en que las fuerzas de marea son más intensas que la fuerza de gravedad que mantiene a dicho objeto unido. Como sabemos, cuanto menor es la distancia, mayor es la fuerza de la gravedad. Entonces la distancia y la masa del objeto que ejerce la fuerza y el que la recibe, son las variables principales para obtener el límite de Roche. Cuando, pongamos, un satélite supera el límite de Roche de su planeta, este empieza a perder su forma y a desgarrarse. El resultado final es un disco de polvo y rocas, como los de Saturno.

Etiquetado , , , , , , , , ,

Ondas gravitacionales

Hace unos días se hizo pública la detección de ondas gravitacionales por parte del laboratorio LIGO, procedentes de dos agujeros negros en colisión.

ondas

Esta noticia tiene grandes implicaciones, ya que es la primera vez que se logra algo así. Albert Einstein hace cosa de un siglo desarrolló la hipótesis, a grandes rasgos y entre otras propiedades, que el espacio va ligado al tiempo, y puede alterarse mediante la gravedad. Esto es que, en el seno de un campo gravitatorio el espacio se curva o pliega, dependiendo de la intensidad de dicho campo. Esta deformación, tal como una onda en cuenco con agua, podría propagarse por todo el espacio. Esto mismamente es lo que ocurre y lo que se ha podido detectar. Ahí reside la importancia, podemos deducir que Einstein estaba en lo cierto, y que la gravedad altera el espacio.

gravitational-waves-sound

¿Cómo han logrado detectar esa deformación? Explicado de forma breve y seguramente poco precisa: Tenemos dos tubos con un haz de luz (un láser) en cada uno, que llegan a un espejo y rebotan para volver por donde han ido. Dentro de estos tubos hay el vacío. Como bien sabemos, la velocidad de la luz “c” es una constante, lo que significa que en ningún caso dicha velocidad varía. Realizando un cálculo sencillo, en base a esa velocidad y sabiendo la distancia del tubo, sabremos el tiempo que tarda el haz de luz en llegar al espejo y volver. ¿Qué pasaría si tardara menos el haz de luz en completar el ciclo? Sabemos que la velocidad no puede variar, así que lo único que puede pasar es que la distancia entre el espejo y el foco, sea menor (que se pliegue el espacio).

Ondas gravitacionales, mostradas en sonido (Youtube)

Podemos entender ahora como se han podido detectar estas perturbaciones en el espacio.

 Pasamos a hablar de las implicaciones de esto, más allá de la reafirmación de las hipótesis de A. Einstein. Ahora sabemos que podemos observar el cosmos de otra forma que hasta ahora no podíamos, ya que insistimos, es la primera vez que se detectan este tipo de perturbaciones. Una propiedad de las ondas gravitacionales, es que pueden transmitirse a una velocidad superior a la de la luz. Esto nos permitiría obtener información sobre eventos que ocurrieron antes de que la luz llegara a nosotros (entiéndase luz como radiación electromagnética en general, puesto que toda se propaga a dicha velocidad “c”, sea infrarroja, de radio, microondas..). Y pensando un poco, podría llegar algún día a ser un método de telecomunicaciones, con muchas ventajas en la colonización del espacio. La señal que se manda y se recibe, de Marte por ejemplo, tarda varios minutos en llegar desde y hacia la Tierra (el tiempo dependerá de la posición de la Tierra y de Marte, en cada instante). Con este sistema, podría hacerse llegar la información en un tiempo mucho menor ya que hemos comentado que pueden superar la velocidad de la luz. Hoy día ese desfase que hay en las comunicaciones interplanetarias es un inconveniente bastante molesto, ya que ha de dotarse a las sondas y rovers, de cierta autonomía al no poder ser controlados en tiempo real por, usualmente, el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

La obtención de energía por parte de las estrellas

Como hemos comentado en numerosas entradas, las estrellas obtienen energía mediante procesos de fusión nuclear. Vamos a detallar en esta entrada, los distintos tipos de reacciones que ocurren en distintos tipos de estrella, y los explicaremos de forma simple. Los distintos procesos de fusión nuclear llevados a cabo por las estrellas reciben el nombre de nucleosíntesis estelar, o “formación de núcleos”, ya que las estrellas crean elementos nuevos, cada vez más pesados al fusionar.

a9597871f043287fc24ee8652842f57b

En la parte superior la supergigante azul Rigel, en la constelación de orión. En la parte inferior la nebulosa cabeza de bruja (Witchhead nebula).

La fusión del hidrógeno es la forma más elemental y más eficiente de producir energía. En dicho proceso, se combinan cuatro núcleos de hidrógeno para crear un núcleo de helio. La energía producida en dicha reacción es fácilmente calculable por la equivalencia masa energía formulada por A. Einstein. Dicha energía es de aproximadamente 26,7 MeV (Mega Electron-voltios).

Un pequeño inciso en física nuclear, para entender como ocurre esto. Supongamos este mismo caso real, en el que cuatro núcleos de hidrógeno son fusionados para formar uno de helio. Sabiendo la masa de cada núcleo de hidrógeno (masa de un protón), la masa del núcleo de helio debería ser cuatro veces la del hidrógeno. Esto en la práctica no es así, la masa del núcleo de helio es menor que la de cuatro protones libres. Lo que sucede es que, parte de la masa de los protones es transformada a energía, en forma de enlace nuclear fuerte (la fuerza que mantiene unido el núcleo de helio). Entonces decimos que hay un defecto de masa, y este defecto de masa es la energía que se obtiene al fusionarse los núcleos.

Pero los núcleos de hidrógeno no son los únicos que se pueden fusionar. La fusión libera energía hasta el Fe-56, lo que se llama en astrofísica el pico del hierro. Entendemos pues la fusión como el proceso contrario a la fisión (unión y separación). Los núcleos con más nucleones, esto es protones y neutrones, son más fisibles que los que contienen menos. Por contrapunto los núcleos con menos cantidad de protones y neutrones (más pequeños) son más aptos para la fisión. Llegamos hasta el hierro, donde la fusión del mismo ya no nos da energía. Llegados a este punto una estrella no puede obtener más energía de la fusión.

Para hacernos una idea, la máxima energía que se obtiene de fusionar el hierro es de 8,4MeV. Esta energía es mucho menor que la de casi 27MeV, además que los núcleos de hierro son mucho más masivos, lo que quiere decir que habrá menos para una cantidad fija de masa. Esto es lógico ya que el Fe-56 tiene 56 nucleones y el núcleo de H solamente uno. No es raro pues que en el universo haya relativa abundancia de Fe-56 por encima de otros isótopos, con diferencia.

Volviendo a la fusión del hidrógeno (hydrogen burning, en inglés). La serie de reacciones más común es la llamada reacción protón-protón, o cadena p-p. Esta reacción es la más frecuente en estrellas de la secuencia principal tales como nuestro Sol. El proceso es relativamente elaborado pero el global resulta en la reacción ya mencionada, unir cuatro núcleos de hidrógeno en uno de helio. La misma cadena tiene distintas ramas, siendo las más destacables la I, la II y la III (cada una obteniendo menor energía que la anterior). La rama I es la principal, tomando más relevancia la II y la III cuanto mayor es la temperatura de la estrella.

ppchain

La cadena p-p con sus tres ramas, siendo la I la más abundante seguido de la II.

 

Otra forma de obtener energía mediante la fusión es el llamado ciclo CNO. Se refiere a carbono, nitrógeno y oxígeno. Este ciclo es usado para el mismo fin que la cadena p-p, obtener energía fusionando hidrógeno y obteniendo helio. Estos tres elementos (C, N y O) son meros catalizadores, su cantidad es fija y solamente propician la reacción sin ser alterados de ninguna forma.

 

cno_cycle

El ciclo CNO

Ahora que conocemos los principales procesos de fusión del hidrógeno, vamos a pasar al siguiente paso lógico: ¿Qué pasa cuando la estrella ha fusionado todo su hidrógeno? Esto es harto complicado, pero ciertamente cuando el helio empieza a ser abundante y el hidrógeno a agotarse, otro proceso se lleva a cabo. Este proceso se llama triple-alfa, ya que involucra a tres núcleos de helio (partículas alfa) para crear C-12. Esta es la siguiente etapa en la evolución de una estrella de la secuencia principal. Para que ocurra este proceso, es necesaria una gran temperatura. Vamos a entender exactamente qué pasa.

 

triplealphaflash

El proceso triple-alfa

 

La estrella ha fusionado prácticamente todo el hidrógeno en helio y ya no puede mantener el ritmo de fusión ya que se está agotando el hidrógeno. Grandes cantidades de helio se acumulan en el núcleo (ya que el helio es más pesado que el hidrógeno). Al no poder la estrella obtener tanta energía, pierde el equilibrio hidrostático y su núcleo se colapsa ligeramente y se contrae. Esta presión aumenta la temperatura del núcleo y permite que se llegue a temperaturas de hasta cien millones de grados, y se lleve a cabo el proceso triple-alfa. En parte es necesaria dicha temperatura ya que uno de los primeros pasos, es ligeramente endotérmico.

 

La quema del carbono y elementos posteriores son menos frecuentes y liberan, como hemos dicho, una energía mucho menor. Debido a su menor relevancia, no entraremos en detalles en esta entrada. Comentar que dichos núcleos son del neón, del oxígeno y finalmente del silicio. Cada proceso al tener la estrella menos cantidad de los núcleos disponibles, y estos al proporcionar menos energía, duran menos. El caso más curioso es el del silicio, que permite a la estrella sobrevivir tan solo un último día más antes de colapsar y morir. Se puede apreciar en la siguiente ilustración, junto a lo anteriormente explicado:

 

f3

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

El tiempo, la física clásica y la moderna

El tiempo no es más que una sucesión de eventos y cambios.

La dirección del tiempo está definida como positiva hacia un nivel de entropía en aumento. Esto significa que nuestro universo se vuelve más entrópico u desordenado, y si los sucesos ocurren para tal fin, deducimos que el tiempo está transcurriendo en su sentido natural. Por ejemplo si hacemos estallar un edificio, lo más probable es que nos quede un montón de runas y restos irregulares del mismo. Esta sería la evolución lógica (entrópica) del tiempo. Por otro lado, si colocamos explosivos en un montón de runas y escombros, es altamente improbable que de la explosión resulte un edificio.

entropy1

El ejemplo anterior es ampliamente usado cuando se habla del tiempo, y se explica la evolución de un sistema termodinámico. Realmente la segunda opción podría ocurrir, pero es infinitamente improbable, tanto que se da por directamente inconcebible.

Ahora que hemos definido una dirección hacia la que transcurre el tiempo, podemos empezar a contemplar otras propiedades del mismo. La más obvia es, la velocidad a la que transcurre. Es obvio que podemos afirmar que el tiempo transcurre a razón de 1:1, o lo que es lo mismo, transcurre un segundo cada segundo, una hora cada hora, etc… Podemos basarnos en la relatividad, tanto especial como general, expuesta por Albert Einstein, para imaginar situaciones en el que el tiempo transcurriría a distinta “velocidad”, respecto a un supuesto tiempo cero que sería el de la Tierra.

La relatividad general (normalmente abreviada como GR,  inglés general relativity) pretende explicar qué le ocurre al espacio-tiempo cuando hay gravedades muy elevadas. Por otro lado la relatividad especial trabaja con velocidades muy elevadas, cercanas a la de la luz. Parece obvio que hay un patrón en la relatividad de A. Einstein, y así es. Pero bien existe una mecánica clásica o newtoniana, que nos permite trabajar con velocidades, tiempo, gravedad, etc… Puede surgirle la duda al lector, de qué diferencia hay entre los postulados de Newton y los de Einstein, y precisamente hemos explicado ya la esencia: las cantidades.

Las leyes de Newton son leyes, y se aplican como tales, pero desde el estudio de Einstein se ha visto que las leyes de Sir Isaac Newton eran una aproximación. Una aproximación que funciona perfectamente para velocidades lejanas a la velocidad de la luz (300.000 km/s) y con gravedades relativamente pequeñas. Sin embargo, dichas leyes de Newton pierden la precisión cuando tocamos estas condiciones mencionadas. Realmente las de Einstein son aplicables siempre, pero se suelen relegar en dichos casos especiales, ya que las de Newton son suficientemente precisas y lo que es más importante, más sencillas de desarrollar (matemáticamente).

La mecánica clásica también pierde su validez, no solo en velocidades y gravedades muy elevadas, sino a escalas muy pequeñas, del orden del núcleo atómico. De eso se desarrolla la mecánica cuántica, que junto a la relatividad (y alguna otra disciplina), forman parte de la llamada física moderna, en contraposición a la clásica.

012btime2btravel2bmachine

No entraremos en detalles sobre la posibilidad de viajes en el tiempo, ya que esto nos gustaría dejarlo para otra entrada, pero si avanzar que los viajes hacia el futuro a más velocidad que la actual, son perfectamente posibles (como comentamos en una entrada anterior, sobre relatividad especial). Hay más controversia y quizá poca unanimidad entre la comunidad de física sobre los viajes hacia el pasado. La existencia de diversas paradojas y la quizá probable violación de la segunda ley de la termodinámica (el hecho de que aumente la entropía) son condiciones que pesan mucho a la hora de tomar semejante idea como posible. Sentamos así la base para una entrada destinada a ver con menos ficción los viajes en el tiempo, con menos ficción que en la ciencia ficción y con más ciencia, por supuesto.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Cosmología física

La cosmología como tal, es el estudio del universo o “cosmos”, tanto su nacimiento (cosmogonía) como su evolución, composición y posible final.

Es una rama teórica de la astrofísica, que cuenta con varios físicos de renombre tales como Stephen Hawking, Albert Einstein o Edwin Hubble. En esta disciplina se hacen avances continuamente, y es una de las más dinámicas dentro de la física, debido también al tamaño de la empresa a la que se dedica.

Podríamos decir que la cosmología física moderna nace a partir de las formulaciones de A. Einstein, que por primera vez describe nuestro universo como un universo plano, homogéneo e isótropo. Esto sucede antes de que se conozca la existencia de otras galaxias, ya que se creía que todos los objetos que podíamos ver y existían en el universo, formaban parte de una sola estructura (una Vía Láctea enorme, en cierto modo). Años más tarde, E. Hubble formuló su famosa Ley de Hubble, sobre el corrimiento al rojo de galaxias lejanas.

 

2xcluster

 

Antes que nada, definamos nuestro universo, como lo hizo Einstein hace un siglo, y entendamos qué significa. Un universo plano no significa otra cosa que la curvatura es nula, al menos localmente. Lo que nos viene a decir esto es que se cumple la geometría euclídea, que podríamos definir de forma poco apropiada pero más entendible, que una recta se alejará siempre de su “inicio”, no acabará dando la vuelta al universo y volviendo al punto inicial (como pasa con una esfera, pero no en una hoja de papel, por ejemplo). Einstein demostró que el espacio puede curvarse (y de hecho lo hace), pero esto en condiciones puntuales y localizadas.

Tenemos por otro lado la homogeneidad y la isotropía. Estas palabras solamente indican que el universo es más o menos regular y en todas las direcciones, a escala global. A comentar sobre la isotropía fueron los resultados del satélite WMAP sobre la CMB (cosmic microwave background, o radiación cósmica de fondo) presentaban anisotropías, esto es, irregularidades en función de la dirección de la medida. Estas anisotropías, serían dadas por pequeñas fluctuaciones debidas al estallido primordial o Big Bang, y reafirmarían esta teoría sobre la formación de nuestro universo. Finalmente estos datos resultaron ser interferencia de polvo y gases interestelares presentes en nuestra galaxia, aún así el Big Bang es la teoría más sólida hoy día.

Posteriormente al trabajo de A. Einstein, De Sitter formuló la métrica de un universo homogéneo e isótropo, pero vacío (sin materia). Esta métrica es de interés teórico. Posteriormente se desarrolló la métrica usada hoy día en muchos casos, la métrica FLRW (Friedman-Lemaitre-Robinson-Walker), que describe un universo en expansión, también homogéneo e isótropo, como sería nuestro universo actual. En esta métrica destacan varios términos, como uno para la curvatura del espacio y uno llamado el factor de escala. El factor de escala es dependiente del tiempo, y varía la métrica en función de este. El factor de escala cambia su valor tan lentamente que el valor actual es considerado una constante, aunque si quisiésemos ser extremadamente precisos, deberíamos tener en cuenta que no lo es. Esta métrica es también una solución a las ecuaciones de Einstein en el marco de la relatividad general.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

Habitabilidad planetaria, más a fondo.

En una entrada anterior, ya comentamos brevemente el tema, y las necesidades que presentan las formas de vida terrestres para sobrevivir. Esta entrada, y posiblemente partes posteriores, pretenden ahondar más en el tema, que podría ser clave en el futuro de la humanidad.

Antes de nada repasaremos brevemente dichas condiciones necesarias. Temperatura, luz, gravedad, composición y presión atmosféricas. Son las principales características que deberíamos considerar a la hora de escoger un planeta para colonizarlo. La temperatura es muy importante, para la existencia de agua líquida (no solo digamos, la que forma parte del planeta en si, sino el propio agua que poseemos en nuestros cuerpos) en su superficie. La luminosidad es un factor a tener en cuenta, en el cual mayoritariamente afecta el tipo de estrella y la distancia a la misma, así como la composición y proporciones de la atmósfera del planeta. La gravedad viene determinada por el tamaño y la densidad del planeta, e influye en una de las últimas propiedades, la presión atmosférica. Dicha presión debe estar dentro de unos valores para que podamos respirar los gases, así como dichos gases deben ser unos de concretos y en proporciones también determinadas (el oxígeno, por ejemplo).

Varias propiedades vienen derivadas, como hemos expuesto, del tipo de estrella del sistema planetario. Para empezar nos centraremos en evaluar el tipo espectral de una estrella, y en base a las características de la estrella, deducir cuales serían más propensas a albergar planetas habitables. (Nota: se requieren ciertos conocimientos previos, que en su gran mayoría pueden adquirirse en anteriores entradas de este blog, en el apartado de astrofísica).

Podríamos descartar fácilmente las estrellas menos aptas para albergar planetas habitables, y luego analizar las restantes. Las estrellas de población II y las hipotéticas de población III quedarían totalmente descartadas, al tener una metalicidad insuficiente.

Para el desarrollo de la vida tal y como la conocemos, se requiere de una cantidad razonable de años. Las estrellas de la rama asintótica, así como gigantes y supergigantes quedarían descartadas, debido a la inestabilidad de las mismas y a la corta vida de estas últimas. De haber habido suficiente tiempo para que la vida proliferara, se habría perdido ya debido a dicha inestabilidad.

Por temas de luminosidad descartamos a las estrellas de tipo espectral O, B y A. Son estrellas con demasiada masa, luminosidad y temperatura superficial. Los tipos espectrales más deseables se encuentran en el tipo G, y tipo F bajo (F8, F9..) o K alto (K1, K0..). Recordemos que el tipo espectral del Sol es G2.

Esto nos lleva a preguntarnos algo. ¿Son los sistemas de enanas rojas, potencialmente habitables? Esta pregunta es bastante importante ya que existe un número muy elevado de enanas rojas en la galaxia y universo probablemente, además de su longevidad.

602111_extrasolar-planet-gliese-581-g-orbiting-a-red-dwarf-star

A priori se podría caer en la afirmación fácil, y decir que pueden existir dichos planetas habitables, pero hay factores que dificultan tal respuesta:

Debemos considerar que una enana roja posee una masa muy reducida. El radio orbital de un planeta con un tamaño apto (que genere una gravedad de aproximadamente 1G), debería orbitar extremadamente cerca de la estrella. Este poco radio orbital deriva en un posible acoplamiento de marea o sincronía orbital del planeta hacia la estrella. Esto es, una cara del planeta siempre estaría iluminada, y la otra de noche, al igual que pasa con la Luna y la Tierra.

b7ffccbff80647c383d964f7ba61ba28

El planeta debería estar cercano a la estrella para recibir suficiente energía para tener una temperatura habitable, ya que una enana roja es una estrella fría y pequeña. Dicho acoplamiento resultaría en una zona del planeta totalmente caliente y una totalmente fría. Una posibilidad sería que se originara vida en el terminador (zona con puesta/salida de sol permanente). Se han hecho estudios al respecto de vida en sistemas de enanas rojas, algunos han llegado a la conclusión que la vida vegetal sería posible en dichos planetas, pero que posiblemente dichos organismos serían negros (las plantas, árboles..). Esto sería para aprovechar el máximo de energía que emite la estrella, que por la ley de Stefan-Boltzmann sabemos que se encontraría en gran parte en el infrarojo.

En próximas entradas seguiremos ahondando en el tema, para no saturar una sola entrada con demasiada información, siguiendo en la línea de ciencia políticamente incorrecta.

Artículo relacionado con los planetas de enanas rojas.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

Esta es una cuestión que es fácil de sacar a debate, ya que muy a menudo es un tema que suele generar interés y resulta relativamente fácil construir una opinión propia acerca de esta pregunta.

En este dilema es casi ancestral, y que llega a remontar hasta en los tiempos de Aristóteles (284 – 322 a.C) o Plutarco (46 – 126 d. C), puede diferenciar dos posturas claramente diferenciadas, a saber, la opción A “el huevos fue primero que la gallina” o opción B “la gallina fue primera que el huevo”.

¿Huevo o Gallina?

Vamos a pensar un poco sobre los argumentos de una y otra opción:

La opción A se basa en el hecho indudable de que única y exclusivamente el huevo es el origen de todo, ya que solo existirá la gallina como tal una vez este huevo eclosione, crezca y termine siendo gallina. La madre del huevo no puede ser una gallina; el huevo es el inicio de un todo y es gracias a sus características individuales, personales e innatas, que son distintas a las de su madre, (que no es una gallina como tal y la conocemos hoy en día) las que permitirán que la gallina exista a través del nacimiento del huevo. Dicho de otro modo: es a través del huevo que nace el concepto de gallina.

La opción B, por su lado, defiende que el huevo siempre sale de algo previo (que en este caso es la gallina) de modo que sí dicha gallina nunca hubiera existido, el huevo nunca debería haber sido capaz de formarse. Siguiendo un razonamiento cercano al de la biología y la evolución, una “protogallina” (la especie antecesor a las gallinas) que está sujeta a las condiciones de la selección natural del entorno, es capaz de generar un huevo que a su vez tendrá pequeñas variaciones genéticas respeto a su madre por tal de adaptarse a su medio. Y así, con el tiempo y a lo largo de varias generaciones de “protogallinas” cada vez más adaptadas a ese entorno específico llega un momento en el que una “protogallina” nace con tantas variaciones genéticas respeto a su antecesora original que ya no se parecen en nada la una con la otra: acaba de surgir una nueva especie y este nuevo individuo recibe el nombre de gallina. En definitiva, si no existe la gallina… ¿Quién va a poner el huevo?

Pero bueno, esto es un post de psicología; en realidad no nos importa qué respuesta es la válida. Sea cual sea el argumento que más te convenga y, por lo tanto, la respuesta que consideres la adecuada no nos concierne, porqué en el fondo este dilema es una falacia, una “vicio vicioso” que no llega a ninguna parte y que lo que nos está preguntado realmente es ¿Qué modo de pensamiento tienes tu, el determinista o el construccionista?

¿Qué determina una partida de póker, las cartas que te han tocado o tu habilidad como jugador? ¿Cuándo te pasan cosas, estas suceden porque tú o otra persona habéis escogido que pase o ocurre por la gracia divina o por el destino? ¿Una persona tiene una enfermedad mental o es un enfermo mental? Porque dependiendo de tu respuesta, tu razonamiento y modo de entender la vida se decanta por el sistema determinista o el construccionista.

Mi posición, como comprenderéis, coincide en que lo primero fue gallina y el motivo es bien simple: el ser construccionista da margen de maniobra para la mejora y el crecimiento personal. Si nacemos determinados por alguna cosa, como en el caso del huevo, no queda espacio para que nuestras acciones puedan servir de nada… y eso incluye, lógicamente, el trabajo que se hace con la terapia psicológica.

Independientemente de cómo nazcas el entorno nos condiciona enormemente, des de nuestros aprendizajes hasta nuestra propia supervivencia. Incluso naciendo “determinado” por la genética (como algunos trastornos genéticos) siempre podemos mejorar nuestras aptitudes y habilidades gracias al esfuerzo y la práctica.

Es por todo esto que la postura es clara: una mentalidad abierta a un locus interno nos permite progresar, de modo que una visión construccionista siempre abre más opciones que una determinista.

Un Locus Interno nos ayuda a crecer nuestra autoestima y competencias

Así que ya sabéis… puede que nazcamos de un huevo, pero nuestras vivencias y experiencias serán las que realmente nos ayuden a ser la gallina que deseamos llegar a ser.

Etiquetado , , , , , ,

Opinión psicológica sobre la película Inside Out

Des de hace ya algún tiempo, algunos amigos me han estado pidiendo que me mire la película de Inside Out para saber mi opinión acerca de lo nos muestra el film. Al final me he animado a verla y he pensado que quizás pueda hacer un post el blog sobre este tema (al fin y al cabo, me he fijado en el contenido psicológico que tiene la película). ¿Por qué hacemos un post de opinión psicológico sobre esta película? Bueno, la verdad es que ya hay muchas críticas a nivel cinematográfico de esta  cinta a lo largo y ancho de Internet, así que des de Ciencia Políticamente Incorrecta buscamos hacer algo distinto.

Este post da por sentado el hecho de que has visto la película. Al dar mi opinión sobre el film, es posible que aparezcan algunos spoilers o algún que otro detalle que puede afectar como disfrutar de la película. Además, muchas de las referencias y explicaciones que hago solo se entienden después de verla, así que se recomienda haberla visto.

Si hablamos de esta película es imposible no pensar en esta imagen ¿verdad?

A modo de resumen, es una película que trata de la joven Riley Anderson cuando, con sólo 11 años, tiene que dejar atrás su vida y mudarse a San Francisco. Como el resto de las personas, la vida de Riley se guía por sus emociones: Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza. Todas ellas viven en la Central, el centro de control dentro de su cabeza desde donde ayudan y dirigen los comportamientos de la chica en su día a día.

Aunque Alegría intenta dominar los sentimientos para mantener a la niña en un estado de felicidad, Tristeza comienza a cambiar las cosas y a hacer que la melancolía se extienda. Una serie de sucesos hace que las dos emociones salgan accidentalmente de la Central y viajen por la mente de Riley mientras tratan de encontrar el camino de vuelta, dejando a Asco, Miedo e Ira al cargo de guiar las acciones de la niña.

Bien, hasta aquí llegan las introducciones…vamos al grano ¿es Inside Out una película con buenos contenidos psicológicos? La respuesta es sí, aunque tiene algunos fallos a tener en cuenta.

Inside Out tiene una presentación y una caracterización de las emociones increíble. Miedo, Tristeza, Asco y, especialmente, Ira e Alegría son personajes muy bien construidos. Tanto su forma, su color de identificación como su rol y personalidad están ejecutados de forma increíble (¿Nunca has oído lo de “esta rojo de la rabia” o lo de “le sale fuego por los ojos”? porque el personaje de Ira representa estos conceptos a la perfección).

¿Nunca has oído lo de “esta rojo de la rabia” o lo de “le sale fuego por los ojos”?

Las emociones están tan bien hechas que no solo es fácil aceptarlas y disfrutarlas des del primer momento en el que aparecen, sino que además son fáciles de diferenciar y entender incluso para el público más pequeño de la sala (gran jugada por parte de Pixar, al fin y al cabo, los niños son su público diana). Tiene mérito hacer que algo tan complejo como las emociones sea visto y entendido de forma tan simple y, en mi opinión, gran parte del éxito de la película proviene de este hecho.

Las cinco emociones están en la Central, una suerte de torre blanca altísima des de donde tienen acceso a todos los estímulos y vivencias en tiempo real que tiene Riley. Es desde esta Central y mediante el uso de un gran panel de control donde las emociones dirigen a la chica en función de lo que le va pasando el día a día. Además, las acciones que escogen las emociones tienen efectos inmediatos sobre la niña ya que provocan los cambios en su comportamiento que, a su vez, generan sus recuerdos diarios. Estos recuerdos tienen un color específicos según la emoción que ha dirigido la acción que ha generado la memoria y son almacenados dentro de la Central hasta que Riley se duerme. En este momento, las emociones aprovechan para enviar todos los recuerdos que han generado durante el día a la Gran Biblioteca de los recuerdos.

Este planteamiento es brillante. Con este sistema tan simple, Inside Out nos habla de cómo adquirimos recuerdos de corto plazo y, al final del día, como estos recuerdos pasan a la sección de largo plazo, además de hablarnos de cómo son las emociones (y no los razonamientos lógicos) las que realmente nos guían en nuestra vida cuotidiana.

Hay muchas referencias a las estructuras cerebrales y a sus procesos psicológicos durante todo el film que están bien hechas. La Central en el que las emociones mandan y dirigen a Riley es la Amígdala, la Gran Biblioteca de los Recuerdos es nuestra zona de memoria a largo plazo, hay una gran puerta cerrada y protegida que es “el Inconsciente”, hay el área de “Creación de Sueños” dónde se van integrado los recuerdos de corto plazo a la sesión de largo plazo a modo de sueño o pesadilla, los procesos de insight se ven reflejados cuando las emociones enchufan una bombilla en el panel de control … está claro que los creadores de la película han hecho los deberes y que se han informado adecuadamente del cerebro y de sus funciones, ya que todo su guión recae encima de cómo juegan con estas funciones (especialmente los chistes, como con los empleados que trabajan en las distintas áreas del cerebro por donde van pasando Alegría y Tristeza para poder regresar a la Central).

La reconstrucción que hace la película sobre la mente es increíble, un gran esfuerzo que combina rigor científico con una enorme imaginación. El problema principal reside en que, al tratar de hacer una historia de la mente y simplificarla tanto para hacerla comprensible a todo el mundo, hay cosas que no terminan de funcionar.

Empezaré por las propias emociones. En la película solo aparecen 5, pero en realidad  tenemos muchísimas más. Incluso “fusionando emociones”, como vemos al final del film, Inside Out deja fuera de la ecuación emociones como la sorpresa, la vergüenza o la culpa, que son emociones universales que no se pueden obtener ni aunque mezclásemos entre sí las 5 emociones que salen en la película. Entendiendo por que lo han hecho: son emociones mucho más difíciles de reconocer que la Tristeza o el Miedo y si hubieran puesto tantos personajes en la Central podría llegar a ser abrumador… aunque esto no quita el hecho de que han dejado a la estancada a varias emociones que necesitamos para sobrevivir.

El otro gran fallo psicológico que veo en el film es el cómo las emociones lo controlan todo. Sí, las emociones tienen un control increíble sobre nuestro cuerpo, pero no lo hacen como secretarias des de un monitor gigante ni tampoco tienen turnos de espera para actuar. Las emociones son muchísimo más primarias que lo que plantea el film: simplemente actúan, sin más. Pueden aparecer de golpe y varias al mismo tiempo (por ejemplo, delante del cadáver de un animal muerto podemos tener sorpresa, asco y miedo al mismo tiempo).

Y, para terminar, el último gran fallo que veo en Inside Out es el cómo da el mensaje de que si Alegría y Tristeza salen de la Central, estas dejan de tener el control emocional sobre Riley, de modo que la niña es incapaz de ser alegre o triste hasta que no regresen otra vez a los paneles de control. Este hecho es, simple y llanamente, mentira. Las emociones se concentran en la amígdala pero también se replican y se distribuyen rápidamente por toda la red neuronal y lo hacen automáticamente. La Alegría o la Tristeza no pueden desaparecer y perderse por otras partes del cerebro, y si la dejamos de sentir es porque no se activan las áreas del cerebro que la generan, no porque esté de viaje por el “país de los sueños”.

Estos fallos no chocan en ningún momento con la historia de la película y si no tienes unos conocimientos específicos sobre el tema, estos detalles pasan por alto sin que te des cuenta. Además, solo por el mensaje final que tiene Inside Out ya es recomendable de verla así que… es una buena película sobre la inteligencia emocional.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,