Archivo de la categoría: Psicobiologia y Neuropsicologia

Introducción al Autismo (trastorno del espectro autista)

Prácticamente todo el mundo ha oído a hablar de él, suele aparecer en los medios de comunicación y es uno de los temas biopsicosociales más investigados alrededor del mundo… y aún así, se trata de una de las condiciones clínicas que la gente menos entendemos. Es por esto que encontramos interesante hablar un poco sobre el autismo.

Es importante aclarar que el Trastorno del Espectro Autista incluye a un amplio abanico de distintas conductas, perfiles y especificaciones… de hecho, hay tanta variabilidad entre las distintas personas que se engloban dentro de los TEA que resulta totalmente imposible incluirlos todos en un solo post de introducción. En vez de eso, en este texto nos centraremos en los criterios diagnósticos actuales del manual DSM-5, la prevalencia del TEA y los principales factores de riesgo asociados a esta condición.

  1. Criterios diagnósticos según el manual DSM-5

El DSM es un manual que da una estructura organizativa revisada y reconoce los síntomas que abarcan varias categorías de diagnóstico, proporcionando una nueva perspectiva clínica en el diagnóstico. Proporciona evaluaciones dimensionales para la investigación y validación de los resultados clínicos. El DSM-5 se llama así porque es la quinta revisión de dicho manual y es la versión que actualmente tenemos en rigor.

Según el manual, los criterios diagnósticos que engloban las especificaciones TEA són:

1. Deficiencias persistentes en la comunicación e interacción social en diversos contextos:

A.1. Deficiencias en la reciprocidad socioemocional; por ejemplo:

  • acercamiento social anormal
  • fracaso de la conversación normal en ambos sentidos
  • disminución en intereses, emociones o afectos compartidos
  • fracaso en iniciar o responder a interacciones Sociales

A.2. Deficiencias en las conductas comunicativas no verbales utilizadas en la interacción social; por ejemplo:

  • comunicación verbal y no verbal poco integrada
  • anomalías del contacto visual y del lenguaje corporal
  • deficiencias de la comprensión y el uso de gestos
  • falta total de expresión facial y de comunicación no Verbal

A.3. Deficiencias en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones; por ejemplo:

  • dificultades para ajustar el comportamiento en diversos contextos sociales,
  • dificultades para compartir juegos imaginativos o para hacer amigos,
  • ausencia de interés por otras personas

Importante: siempre debemos especificar la gravedad actual:

La gravedad se basa en deterioros de:

  • la comunicación social
  • los patrones de comportamiento restringidos y repetitivos

2. Patrones de comportamiento, intereses i actividades restringidas i estereotipada:

B.1. Movimientos, utilización de objetos o habla estereotipados o repetitivos; por ejemplo:

  • estereotipias motoras simples
  • alineación de los juguetes
  • cambio de lugar de los objetos
  • ecolalia
  • frases idiosincrásicas

B.2. Insistencia en la monotonía, excesiva inflexibilidad de rutinas o patrones ritualizados de comportamiento verbal o no verbal; por ejemplo:

  • gran angustia frente a cambios pequeños
  • dificultades con las transiciones
  • patrones de pensamiento rígidos
  • rituales de saludo
  • necesidad de tomar el mismo camino

B.3. Intereses muy restringidos y fijos que son anormales en cuanto a su intensidad o foco de interés; por ejemplo:

  • fuerte apego o preocupación por objetos inusuales
  • intereses excesivamente circunscritos o Perseverantes

B.4. Hiper o hiporeactividad a los estímulos sensoriales o interés inhabitual por aspectos sensoriales del entorno; por ejemplo:

  • indiferencia aparente al dolor / temperatura
  • respuesta adversa a sonidos o texturas específicos
  • olfateo o palpación excesiva de objetos
  • fascinación visual por las luces o el movimiento

3. Los síntomas han de estar presentes en las primeras fases del periodo del desarrollo

4. Los síntomas causan un deterioramiento significativo en lo social, laboral o en otras áreas importantes del funcionamiento habitual.

5. Las alteraciones no se explican mejor por la discapacidad intelectual o por un retraso generalizado del desarrollo.

autismo_terapia-670xxx80

  1. Prevalencia del TEA

Una vez especificados los criterios de diagnostico, hablaremos de su prevalencia.

La prevalencia es la proporción de individuos de una población que presentan el evento en un momento, o periodo de tiempo, determinado y en los últimos años, las frecuencias descritas para el TEA en EEUU y otros países han llegado a cerca del 1% de la población, con estimaciones parecidas en las muestras infantiles y de adultos.  No está claro si las tasas más altas reflejan:

  • la expansión de los criterios diagnósticos del DSM-IV para incluir los casos subumbrales
  • un aumento de la conciencia del trastorno
  • las diferentes metodologías de estudio o un aumento real de la frecuencia del TEA
  1. Factores de riesgo y pronóstico del TEA

Los factores pronósticos mejor establecidos para el resultado individual dentro del TEA son la presencia o ausencia de:

  1. una discapacidad intelectual asociada
  2. el deterioro de lenguaje (por ej., un lenguaje funcional al llegar a los 5 años de edad es un buen signo pronóstico)
  3. otros problemas añadidos de salud mental

Por otra parte, la epilepsia como diagnóstico comórbido, se asocia a una mayor capacidad intelectual y a una menor capacidad verbal

3.1 Ambientales

Existen diversos factores de riesgo inespecíficos, como:

  • la edad avanzada de los padres,
  • el bajo peso al nacer, o
  • exposición fetal al valproato que podrían contribuir al riesgo de presentar el TEA

3.2 Genéticos y fisiológicos

Actualmente, hasta el 15% de los casos de TEA parece asociarse a mutación genética conocida, siendo muchas las variantes de novo, del número de copias y las mutaciones de novo en genes específicos que se asocian al trastorno en las diferentes familias

  • Las estimaciones de la heredabilidad del TEA varían entre el 37 y más del 90% basándose en la tasa de concordancia entre gemelos
  • Sin embargo, incluso si el TEA está asociado a una mutación genética conocida, ésta no parece ser completamente penetrante

El riesgo en el resto de los casos parece ser politécnico, quizás con centenares de características genéticas que realizan contribuciones relativamente pequeñas

3.3 Aspectos diagnósticos relacionados con la cultura

Aunque existen diferencias culturales respecto a la normalidad de la interacción social, la comunicación verbal y las relaciones, los individuos con TEA tienen una alteración marcadamente distinta de la normalidad dentro de su contexto cultural. Existen diversos factores culturales y socio-económicos pueden afectar a la edad del reconocimiento o del diagnóstico; por ejemplo, en EEUU pueden producirse diagnósticos tardíos o infradiagnósticos del TEA entre los niños afroamericanos

3.4 Aspectos diagnósticos relacionados con el género

El TEA se diagnostica cuatro veces más frecuentemente en el sexo masculino que en el femenino. En las muestras clínicas, las niñas tienden a tener más probabilidades de presentar discapacidad intelectual acompañante, lo que sugiere que en las niñas sin deterioro intelectual o sin retrasos del lenguaje, el trastorno podría no reconocerse, quizás por ser más sutil la manifestación de las dificultades sociales y de comunicación.

Materiales consultados:

http://www.medicapanamericana.com/Libros/Libro/4949/DSM5-Manual-Diagnostico-y-Estadistico-de-los-Trastornos-Mentales.html

https://www.psychiatry.org/psychiatrists/practice/dsm

http://www.autismoandalucia.org/images/stories/pdf/DSM5_traducidos.pdf

Artículo: Guía de buena práctica para el diagnóstico de los trastornos del espectro autista, del Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista del Instituto de Salud Carlos III. Ministerio de Sanidad y Consumo, España

Etiquetado , , , , , , ,

¿Por qué somos curiosos?

¡Aaaah la curiosidad! Mucha gente piensa  que es algo que se debe a la personalidad de cada uno… pero ¿y si todos tuviésemos una predisposición hacía ella?

La curiosidad es la intención de descubrir algo que uno no conoce. Dicha voluntad suele enfocarse a cosas que a la persona no le afectan o que, supuestamente, no le tendrían que importar. Suele considerarse que la curiosidad constituye una conducta natural, compartida por el ser humano y los animales. En el caso de las personas, entran en juego diversos factores psicológicos y emocionales que llevan a un individuo a la búsqueda de información para saciar su interés por ciertos datos o para confirmar alguna creencia. Gracias a la curiosidad, las personas interactúan con otros sujetos y con el entorno en general.

¿Y si todos nacemos curiosos por naturaleza?

Al ser algo tan básico, las personas siempre hemos tenido interés en indagar de dónde viene la curiosidad, que es lo que la genera y mantiene, así como de qué modo nos afecta y regula nuestro comportamiento. Y es, a raíz de esto, que encontraron el gen de la curiosidad.

Antes de centrarnos en la investigación del gen y en sus descubrimientos, hace falta poner un poco de contextos teórico. Como ciencia biológica y social, la psicología sigue la las corrientes de pensamiento basadas en la epigenética, donde el entorno y su adaptación a él modifica parte de la expresión final de los caracteres del genoma. Así pues, aunque en este post nos centraremos en los efectos biológicos del gen, siempre partimos del postulado teórico en el que todos tenemos este gen pero lo manifestamos de distintos modos y con diferente intensidad según nuestras vivencias y experiencias personales. Aclarado esto, vamos a centrarnos en el gen de la curiosidad.

En 1999, cuatro científicos de UC Irvine publicaron un artículo titulado “La migración de la población y la variación de la dopamina D4 receptor (DRD4): Las frecuencias de alelos Alrededor del Mundo “, que exploró los patrones de migración y la distribución de la reserva genética en los seres humanos prehistóricos. Originalmente estaban investigando los vínculos entre el receptor de dopamina (DRD4) y el Trastorno por Déficit de Atención pero mientras realizaban el estudio descubrieron otra correlación: la gente con los genes DRD4 poseen una tendencia natural a la búsqueda de emociones y a la exploración de nuevos entornos, además de favorecer los aprendizajes en edades tempranas.

Algunos años más tarde David Dobbs hizo su propia investigación/revisión del artículo de UC Irvine, encontrando nuevos datos interesantes a tener en cuenta, hasta el punto de llamarlo “el gen del viaje”. Por lo visto, en la especie humana, el gen DRD4 puede presentar una pequeña mutación llamada 7R que provoca una potenciación de sus efectos. Hace que las personas  se vuelvan más propensas a tomar riesgos, aumentado sus ganas de explorar nuevos lugares, descubrir y generar nuevas relaciones sociales, experimentar nuevas sensaciones (nuevos sabores, nuevas culturas, probar drogas, etc.), incrementar la aproximación hacía el sexo contrario, etc. Se calcula que, aunque esté presente en todas las personas,  sólo el 20% de la población tiene altos niveles de DRD4 7r en su mapa genético.

gen1

El R7 vendria a ser una mutación en la parte del gen responsable del DRD4

En conclusión, este gen parece tener la capacidad de regular químicamente el nivel de curiosidad de las personas y de activar en mayor o menor medida la sensibilidad a los estímulos externos, de modo que la pasión por los cambios, por la exploración de nuevas metas o el interés hacia cosas distintas parece ser obra de este gen.

Referencias en castellano

http://www.amazings.com/ciencia/noticias/070607b.html

http://www.clarin.com/buena-vida/salud/viajeros-natos-escrito-ADN_0_1315668652.html

http://www.minutouno.com/notas/33211-encontraron-un-gen-la-curiosidad-pajaros-cantores

http://definicion.de/curiosidad/

 

Referencias en inglés

http://elitedaily.com/life/culture/wanderlust-gene-people-born-travel/953464/

http://news.bitofnews.com/the-wanderlust-gene-why-some-people-are-born-to-travel-all-over-the-world/

Etiquetado , , , , , , ,

¿Realmente usamos solamente un 10% de nuestra mente?

Des de hace unos años se ha puesto de moda lo de medir el uso “real” que hacemos de nuestro cerebro. Hemos llegado a un punto en el que nos señalan, de forma constante, que solamente usamos alrededor de un 10% de nuestra capacidad cerebral y que, con entrenamiento o con drogas químicas de alto rendimiento, podríamos expandir nuestra inteligencia hasta horizontes más lejanos (“si somos así de listos usando solamente un 10% de nuestras capacidades… ¿hasta dónde podríamos llegar si llegásemos a usar un 50%?).

A raíz de esta propaganda mediática, que podemos observar des de videojuegos y cómics (como los de Brain Training) hasta en telenovelas y cine (como el caso de Lucy), hemos empezado a creer en estos dato y lo hemos ido integrando como una verdad inalterable: realmente solo usamos un 10% de nuestro cerebro y, a medida que vamos progresando y aprendiendo en esta vida, este % va aumentando.

Nada más lejos de la realidad. ¡Siempre usamos el 100% de nuestro cerebro! Y en este post vamos a argumentar el por qué.

Antes que nada, debemos dejar claro qué es la mente. Tal y como ya habíamos comentado en el cerebro y sus lóbulos, nuestra mente es mucho más que lo que tenemos dentro del cráneo. Las ramificaciones neuronales que salen por nuestra columna vertebral y que se extienden a lo largo y ancho de nuestro cuerpo también cuentan como parte de nuestra mente (este hecho se puede observar fácilmente ante casos como los del dolor fantasma o en algunas paraplejias), así como nuestro cerebelo, el bulbo raquítico, las neuronas intramusculares, etc.   En resumen: nuestra mente y nuestra inteligencia no es ni depende únicamente de nuestro cerebro.

Segundo, nuestra mente e inteligencia funcionan tanto a nivel consciente como a nivel Inconsciente. Que nosotros no estemos usando voluntariamente algunas áreas de nuestro cerebro o de nuestra mente no implica que no lo estemos utilizando. ¿Qué quizás en este mismo instante estas dándole la orden al corazón para que siga latiendo? ¿Cuándo es la última vez que diste la orden a tus pulmones para que volvieran a respirar?

Ahora mismo, mientras estas leyendo esto, hay activadas las áreas de la comprensión verbal escrita, el área de memoria por el vocabulario y los recuerdo que estas asociando a este texto y también el área de visión ocular que te está permitiendo leer estas palabras… y todo esto lo hace de forma automática, sin que tu des una orden explícita para hacerlo. Y mientras lo hace, estamos usando el 100% de las capacidades que tiene nuestro cuerpo para poder realizar dicha tarea.

Y finalmente, el tercer argumento, que a nuestro juicio es el más importante.

Todas las estructuras neuronales y sus conexiones (y, por generalización, nuestra mente) son muy costosas de mantener a nivel energético. Para seguir en funcionamiento y para garantizar su buen uso, las neuronas consumen enormes cantidades de glucosa; de hecho,  se calcula que alrededor del 40% de lo que comemos diariamente es usado, a modo de combustible, por todas las neuronas del cuerpo.

El cuerpo prioriza qué neuronas son las que más energía necesitan y cuales deben quedar en un segundo plano, de modo que aquellas conexiones neuronales que son usadas en menor frecuencia progresivamente van recibiendo menos energía hasta que llega un día en el que estas neuronas pierden su conexión con las otras, de forma que se pierde la información que tenían almacenadas.

¿Nunca olvidáis las cosas?  ¿Cuántas veces habéis estudiado para un examen en el que os sabíais perfectamente todo el temario y al cabo de dos días no os acordabais ni de la mitad? Ahora mismo, mientras lees este post… ¿cuántas cosas llegas a recordar de lo que comiste ayer? ¿No te ha pasado nunca que después de estar unos meses o años sin practicar un deporte, de repente te has vuelto un autentico patoso cuando antes se te daba bien? Todo esto nos ocurre precisamente porque el cuerpo economiza las neuronas que necesitamos y “elimina” aquellas que ya no usamos.

A nuestro cerebro le pasa lo mismo que a Vin Diesel: si dejamos de entrenarlo, pierde fuerza y se vuelve blando

Al igual que un musculo que cuando más entrenas, más fuerte se vuelve, el cerebro mejora a medida que lo hacemos practicar pero, al mismo tiempo, si lo dejas de entrenar y no lo usas pierde tonicidad y vigor… al cerebro le pasa exactamente lo mismo; cuanto más lo usamos, mejor conexión interneuronal tenemos y, por lo tanto, menor es su eliminación de neuronas inútiles. Pero esto no implica un mayor uso en %, ya independientemente de si lo haces bien o mal, estas utilizando constantemente el 100% de su capacidad.

Con el tiempo dejamos de recordar determinados conocimientos o perdemos destrezas y habilidades que antes ya teníamos por el simple hecho de haber dejado de hacer dichas actividades, ya que el cuerpo economiza y solamente invierte recursos energéticos en aquello que realmente le ayuda a adaptarse a su entorno. Es imposible que no estemos usando el 100% de nuestra mente, ya que nuestro cuerpo eliminaría, por desuso, aquellas partes que no estuviésemos usando.

En resumen: siempre usamos el 100% de nuestra mente. Independientemente de nuestros conocimientos, de si somos más listos que otros, de si se hace un uso consciente o no… nuestro cuerpo siempre está a tope, dándolo todo para garantizar nuestra buena adaptación y supervivencia al  entorno.

Y vosotros, queridos lectores, os podríais estar preguntado ¿pero si todo el mundo usa siempre el 100% de su inteligencia, porque hay tantas diferencias de intelecto entre unas y otras personas? ¡Ah! Esto ya es material para otro post (si estáis interesados, comentadlo en la caja de comentarios), pero ya os avanzo que tiene relación con la epigenética.

Etiquetado , , , , , , , ,

El cerebro y sus lóbulos

Este es un blog de psicología y, como tal, es necesario hablar del cerebro ¿verdad? Este gran órgano que tenemos situado dentro del cráneo es el centro de control y organización de todo nuestro cuerpo, además de ser el principal responsable de los procesos psicológicos más importantes, cómo la memoria, la consciencia, las emociones, la atención, la motivación, el aprendizaje, el lenguaje, la toma de decisiones, la sensibilidad de nuestros sentidos, el control executivo de nuestro cuerpo y un largo etc.

Cualquier afectación en el cerebro tiene efectos físicos y psicológicos directos en el funcionamiento de nuestros cuerpos, de modo que resulta imposible poder tratar temas de psicopatología, de trastornos psicológicos o tratamientos psicofármacos sin haber estudiado previamente las partes del cerebro y sus funciones. Es precisamente por este motivo que el tema de este texto será el cerebro, sus lóbulos y sus estructuras subcorticales.

Aún con todo lo anterior mencionado, muy a menudo no conocemos cómo funciona nuestro cerebro. ¿Cómo se estructura? ¿Dónde encontramos la memoria? ¿De dónde nacen las emociones? En este texto se contará de forma breve las principales estructuras que hay en el cerebro y funciones más relevantes.

La división del cerebro en lóbulos

El cerebro se suele dividir en lóbulos, que son parte de la corteza cerebral que subdivide el cerebro según sus funciones. Estos lóbulos son:

Lóbulo frontal
Sus funciones se relacionan con la atención, la memoria a largo plazo y la capacidad de planificar la propia acción mediante la elección y el establecimiento de objetivos. También es responsable del mecanismo que permite comparar hechos o cuerpos y llegar a conclusiones sobre semejanzas y diferencias entre ellos. Sus principales áreas son la de Broca, el pre frontal y el pre central.

Lóbulo temporal
EL lóbulo temporal presenta múltiples relaciones en funciones de sensaciones y percepciones auditivas, almacenamiento de la información y del tono afectivo y emotivo de la conducta humana. Las lesiones en el lóbulo temporal pueden presentar alteraciones neuropsicológicas. Sus principales zonas son el área temporal medial y la Amígdala.

Lóbulo parietal
Se encarga de distinguir las estimulaciones realizadas por el tacto, la presión, el calor, el frío, etc. El lóbulo parietal es el responsable de la comprensión numérica, la auto percepción de los diferentes órganos y extremidades así como de su interrelación, la manipulación de los objetos, la integración de la información audiovisual y el seguimiento de los objetos con los ojos, así como de la lectoescritura. Sus principales áreas son las de asociación, la somotoestética primaria y la Wernike

Lóbulo occipital
Hay un lóbulo occipital en cada hemisferio cerebral. Es el centro de la visión del córtex visual y su función es la de procesar las imágenes, las cuales son captadas por la retina del glóbulo ocular y enviadas al lóbulo occipital a través del nervio óptico. El lóbulo occipital es el responsable del procesamiento visual, la discriminación del movimiento, la percepción y diferenciación de los colores y el reconocimiento de figuras/objetos (es por este motivo que los daños al occipital pueden provocar la pérdida de la visión). El lóbulo occipital se encarga de la integración de las imágenes desde su percepción en la vía visual desde los ojos.

 

 

Otras estructuras cerebrales

El cerebro tiene distintas capas de profundidad, donde los lóbulos cerebrales son considerados las estructuras corticales. Todas aquellas estructuras que constituyen el cerebro pero des de capas más profundas son las estructuras subcorticales, que se encuentran situadas en el interior del córtex cerebral.  Las principales estructuras subcorticales son:

Los ganglios basales: están constituidos por cuatro masas de sustancia gris, y su función es facilitar el control de la postura y el movimiento.

Los talamos: es una masa grande de sustancia gris, desde un punto de vista motor, tiene la función de facilitar e inhibir impulsos motores del córtex cerebral.

El cerebelo: ocupa el compartimento posterior del cráneo, situado detrás de la protuberancia y el bulbo raquídeo, sus funciones motoras son: el control postural y la coordinación motora de los movimientos voluntarios y automáticos.

El tronco encefálico: está dividido en tres segmentos:
– Mesencéfalo: es un lugar de paso de tratos nerviosos que unen las estructuras situadas encima y debajo de esta parte del cerebro.
– Protuberancia: por su interior circulan las vías aferentes, en dirección a los pedúnculos cerebrales y el cerebro, y las vías eferentes, hacia el bulbo raquídeo y la médula espinal.
–  Bulbo raquídeo: regula funciones imprescindibles para la vida del organismo (centros reflejos de la respiración, la frecuencia cardiaca y el sistema vasomotor).

La médula espinal: es la parte inferior del sistema nervioso central (SNC), que es dónde se aloja en el conducto raquídeo y va extendiéndose a lo largo de la columna vertebral. La médula espinal es un lugar de paso de las grandes vías de conducción de impulsos nerviosos que van de los centros cerebrales en la periferia y viceversa.

La sustancia gris: corresponde a núcleos neuronales de carácter sensitivo, vegetativo y motor, como las motoneuronas alfa y las motoneuronas gamma.

La sustancia blanca: forma parte de las agrupaciones de fibras mielíticas que circulan por la médula espinal, tanto en sentido ascendente como en sentido descendente.

 

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Las técnicas de neuroimagen en psicología

Se suelen relacionar la psicología con entrevistas, cuestionarios, muchas dadas estadísticas e incluso pruebas raritas (¿alguien ha dicho prueba de Rorschach?). Para qué nos vamos a engañar… la psicología no siempre tiene buena fama respeto a otras disciplinas científicas cuando nos referimos a que pruebas de rigor y experimentos pero, a mi parecer, esa idea colectiva se debe más al desconocimiento que a un reflejo de la realidad.  Puede que esta sea una de las facetas menos conocidas de la psicología.

Para demostrar-lo os presento las pruebas de neuroimagen. Hoy hablaremos de estas técnicas de evaluación que se suelen emplear en la neuropsicología y que sirven para poder determinar los daños ocasionados en el cerebro sin necesidad de abrirlo. Distinguimos 3 tipos:

  1. Las estructurales

Tomografía Axial Computerizada (TAC o TC)
Funciona con Rayos X  se computerizada y permite cortes cerebrales axiales (de arriba abajo). Es suficiente como para detectar lesiones como hemorragias, tumores, hematomas, los ventrículos (si están dilatados significa que hay demasiado líquido o poca materia gris/blanca). Es rápida, no invasiva y permite hacerlo motorizado (aunque la persona esté conectada a un suero o tenga algún tipo de metal en el cuerpo).

Resonancia magnética (RM)
Basada en átomos de hidrógeno (utiliza su campo magnético). Permite hacer ” fotografías” axiales (de arriba a abajo), coronales (desde delante a atrás) y laterales (de derecha a izquierda) sin mover el sujeto. Si es necesario, se pone vía intravenosa una sustancia que permite hacer contraste en las imágenes, aumentando su nitidez. Sirve para mismo que el TAC (hace de complemento de calidad si es necesario).

Angiografía por RM (ARM)
La angiografía es un examen médico que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar enfermedades relacionadas con los vasos sanguíneos. La angiografía de RM puede llevarse a cabo con o sin material de contraste. De ser necesario, el material de contraste se inyecta, por lo general, a través de un pequeño catéter colocado en una vena del brazo.

Las técnicas de neuroimagen estructurales se caracterizan por
hacer una radiografía del cerebro

  1. Las funcionales

Tomografía por Emisión de Positrones (PET)
Permite ver la actividad metabólica del cerebro, independientemente de si se hace una actividad cognitiva como no. Se hace a sufrir de una base de isótopos radiactivos para poderlo ver  problema: son muy caros y se han de fabricar el momento, viven poco tiempo ( 30s -120.) Se obtiene imagen nítida del cerebro.

Tomografía Emisión Fotón Único (SPECT)
Necesita una sustancia determinada a, como en el caso del PET, pero que es más barata. Mide la actividad metabólica del cerebro; patologías donde no hay lesión de estructura. Técnica muy sensible (como más rojo el color, más actividad cerebral). Los fotones duran más que los PET, pero tienen menos resolución espacial.

Resonancia Magnética Funcional (RMF)
Es una técnica sensible a la química general del cerebro, y también ve sus funciones. No necesita isótopos o sustancias y nos da las dos informaciones; también tiene más resolución que el PET (es el típicamente utilizado en investigación).

Las técnicas de neuroimagen funcionales se caracterizan por usar isotopos de baja radiación para poder observar el cerebro en funcionamiento

  1. Las neurofisiológicas

Electroencefalograma (EEG)
Mide la actividad eléctrica cerebral a través de unos electrodos que se ponen en la cabeza. Útil para las epilepsias y estudiar estados de sueño y conciencia.
• Potenciales abogados (PE): EEG bajo estímulos simples ej. Estímulo visual
• Potenciales relativos a eventos (PRE): EEG cuando se realiza el proceso cognitivo ej.Leer

Magneto encefalografía (MEG)
Muy utilizada en investigación de procesos cognitivos, hacia la actividad eléctrica del cerebro de forma similar a EEG. Es el que mejor capta los cambios rápidos de la actividad del cerebro (por eso se presenta ante estímulos muy simples, ya que los complejos aún no son capaces de interpretar).

Las técnicas de neuroimagen neurofisiológicas se caracterizan por estudiar las diferencias electroquímicas que emite el cerebro 

Con este breve resumen y clasificación de las pruebas de neuroimagen se pueden determinar numerosos trastornos, afectaciones y problemáticas cerebrales como la epilepsia, patologías vasculares, demencias, traumatismos craneoencefálicos, problemas con el lenguaje, con la visión, con la memoria… estamos, por lo tanto, ante pruebas de incuestionable utilidad científica y terapéutica que muy a menudo es usado en el sí de la psicología clínica.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Psicología y la Biología se unen: la Epigenética

¿Estamos determinados por los genes? ¿Podemos llegar a cambiar características físicas o psicológicas que no nos gusten?

Des de la perspectiva biológica – ambiental y siempre teniendo como referencia los postulados neodarwinianos (según los que genética es la responsable de construir individuos que sobrevivan adecuadamente a todo tipo de situaciones y el entorno selecciona aquellos individuos más aptos según sus propias características) nos encontramos ante una visión teórica donde la determinación genética no lo es todo: el ambiente juega un papel fundamental. Es en este contexto argumentativo en el que aparece la epigenética.

La epigenética es un concepto biológico que hace referencia al estudio de todos aquellos factores ambientales y dependientes del contexto que intervienen en la expresión genética final y que igualmente interviene en la regulación heredable del ADN sin cambios en la secuencia sus nucleótidos. Se puede decir que la epigenética es el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la actividad del ADN pero sin alterar su secuencia.

En términos biológicos simples, diríamos que la epigenética es la responsable del cambio del genotipo al fenotipo, ya que hay partes del ADN que se dejan “influenciar”  por las variables de su entorno a favor de una mayor adaptabilidad a su medio. Esta adaptabilidad es la que permite a todas las especies a sobrevivir a distintas situaciones ambientales.

La epigenética permite modificaciones en la expresión genética

¿Qué relación puede tener esto con la psicología? Pues la verdad es que tiene relación… y es de gran importancia.

La epigenética sostiene que las experiencias de las personas no quedan únicamente en el recuerdo sino que se adhieren a la personas a un nivel mas profundo, bajo la forma de un residuo molecular que se aferra al andamiaje genético. Esto no significa que el ADN cambie, sino que los aspectos psicológicos y del comportamiento de una persona (aquellos que son regulados químicamente como la depresión por el desbalance de ciertos neurotransmisores) son susceptibles a las características del entorno. En otras palabras: nuestras experiencias vitales pueden llegar a modificar parte de la expresión fenotípica de nuestro código genético.

Esta es una conclusión de considerable relevancia, ya que la expresión de nuestros genes también viene determinada por nuestros propios sucesos vitales, tales como trastornos traumáticos, depresiones o ataques de ansiedad, consumo – adicción a narcóticos, etc. y no únicamente por el material genético de nuestros progenitores. Por otra parte, experiencias positivas tales como sucesos de triunfo y éxito, una buena forma de vida y habitos saludables, una buena autoestima y unas sanas relaciones sociales también influyen en el resultado final de nuestro fenotipo.

La epigenética nos permite alegar-nos de los típicos discursos deterministas, dónde los genes de nuestros padres nos condicionan al completo y nos impiden que haya algún margen de mejoría. Es, llegados en este punto, dónde la psicología puede empezar a actuar.

Pongamos un ejemplo de típica enfermedad genética, como podría ser una trisomia del cromosoma 21 (Síndrome de Down).  Ante tal situación, si su inteligencia y aprendizaje dependiesen únicamente de su código genético, cualquier persona con esta afectación no tendría ni la más mínima posibilidad de mejorar ¿verdad?

Pues la realidad resulta ser distinta ya que con una correcta estimulación des de la infància, con una larga formación basada en el aprendizaje, con una correcta integración social y con una buena terapia farmacológica y psicológica, nos encontramos en que los síntomas de las personas con síndrome de Down mejoran de modo notable.

Es cierto que su código genético los hace distintos a los demás, como ocurre con otras enfermedades genéticas, pero hay diferencias significativas entre aquellos que han trabajado sus habilidades y aquellos que no lo han hecho: el entorno ha modificado parte del resultado final del código de los genes.

Nuestras acciones determinan en todo momento nuestras propias vidas. No debemos caer en discursos deterministas y derrotistas,  en los que “no podemos hacer esto porque no hemos nacido para ello”, ya que SIEMPRE hay margen de mejoría y SIEMPRE hay lugar para nuevos aprendizajes. Que nuestras propias creencias no nos limiten a perseguir nuestras ilusiones, porque los genes tienen un papel muy importante pero no lo representan todo.

Enlaces de referencia:

http://www.psiquiatria.com/psicologia/la-epigenetica-y-sus-implicaciones-para-la-psicologia/
http://sophimania.pe/index.php?option=com_content&view=article&id=21488:epigenetica-por-increible-que-suene-heredamos-aspectos-psicologicos-de-nuestros-padres&catid=170:genetica&Itemid=722

Etiquetado , , , , , , , , , ,