¿Hay una civilización alienígena en KIC 8462852?

Hace unos días que corren noticias sobre un hallazgo extraño en una estrella que recibe el nombre de KIC 8462852. La denominación KIC responde a las siglas en inglés Kepler Input Catalogue. Dicho catálogo está formado por algo más de 13 millones de estrellas estudiadas por el satélite Kepler.

Esta estrella es particular ya que se han detectado disminuciones de su brillo, en períodos irregulares de tiempo. Primero de todo, el satélite Kepler usa un método (no el único) concreto para llevar a cabo su misión, que es encontrar exoplanetas, planetas que orbitan estrellas distintas a nuestro Sol. El método que usa es el llamado tránsito astronómico, por el cual el planeta se sitúa entre la estrella y nosotros durante su órbita (podríamos compararlo con un eclipse). Entonces vemos que la estrella reduce su brillo, y así sucesivas veces a medida que el planeta la va orbitando durante años.

Lo que hace que KIC 8462852 sea de especial interés, como he comentado, es su irregularidad. El teorema de Bertrand, en mecánica clásica, demuestra que la fuerza de la gravedad tiene la forma idónea para que permita órbitas cerradas y estables. Una órbita cerrada y estable, conlleva regularidad, sea la órbita circular o elíptica. Que no esté esta regularidad quiere decir que lo que sea que orbite esa estrella, puede variar su velocidad a placer y no de forma natural, o bien es un cinturón de asteroides y lo que vemos son distintas zonas, creyendo que es un solo objeto. Esta última posibilidad ha sido descartado al no tratarse de una estrella joven en su nacimiento, por lo que no podría conservar parte de su nebulosa asociada a una protoestrella.

Imagen extraída de la Wikipedia, donde se muestra la situación de KIC 8462852, también conocida como NGC 6866 (New General Catalogue).

 

KIC 8462852 es una estrella de la secuencia principal, de clase espectral F3. Es una estrella blanquecina, más brillante y caliente que nuestro Sol, aunque no mucho más. Al ser una estrella de la secuencia principal (subenana o enana, clasificación V/IV) es una estrella estable, con una edad de posiblemente miles de millones de años. Es una estrella apta para contener planetas, debido a su edad y a su metalicidad que es de aproximadamente cero (casi idéntica al Sol, ya que en la metalicidad solar es donde se establece el cero en la relación Hierro/Hidrógeno). El ser estable significa que no varían apenas sus condiciones a lo largo de su vida durante la secuencia principal, por lo que no tiene aumentos en la temperatura y luminosidad, que pudieran destruir una posible civilización en uno de sus hipotéticos planetas.

Las hipótesis que se barajan es que pueda tratarse de algún artefacto alienígena, posiblemente algo similar a una esfera de Dyson, construida por una civilización de tipo 2 en la escala de Kardashov. Mejor explicado, puede ser una esfera que recubra la estrella a una distancia considerable (los planetas estarían dentro de la esfera), y se use para recolectar casi la totalidad de la energía producida por esa estrella. En la escala de Kardashov, una civilización de tipo 1 sería capaz de aprovechar toda la energía que le ofrece su único planeta (la humanidad está cercana a ese 1, actualmente, aunque se tiene enorme dependencia de recursos fósiles). El tipo 2 corresponde a una civilización capaz de aprovechar la energía de su estrella, posiblemente dicha civilización habría colonizado su sistema solar, expandiéndose a los demás planetas que orbitan su estrella. Finalmente una civilización de tipo 3 podría aprovechar toda la energía disponible en una galaxia entera, habiéndola colonizado en casi su totalidad, controlando así miles de millones de estrellas y sistemas de planetas.

Se barajan múltiples hipótesis, pero lógicamente los amantes de la ciencia ficción preferimos que pueda tratarse de la que he descrito, y nos resulta la más interesante. Por otro lado como científico, debo contemplar todas las posibilidades, incluyendo la de una civilización extraterrestre y la de que no lo sea.

El SETI estudiará la estrella en los próximos meses, esperando encontrar alguna señal de radio procedente de ella. Antes de emocionarnos en exceso, comentar que la estrella se encuentra a unos 500 pársecs de distancia, lo que son más o menos 1500 años luz del sistema solar. Cualquier mensaje que pudiéramos mandar, llegaría en 1500 años, y deberíamos esperar otros 1500 años a su respuesta. Todo esto suponiendo que pudiésemos comunicarnos con ellos (¿qué forma de comunicación usar?¿qué idioma?) y que nos recibieran. Pero para todo ello, primero deberían existir, y eso tratamos de comprobar.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: