Estrategias psicológicas de prevención contra el burnout a nivel personal

Hoy en día las condiciones de trabajo a menudo no son las óptimas y suele haber mucha presión laboral, con contratos basura, muchas labores que se tiene que hacen entre unos pocos empleados, poco tiempo para cada faena, horarios caóticos, sueldos insuficiente…

Ante este panorama empresarial, la gente está continuamente expuesta a situaciones de estrés donde el trabajo nunca se termina y es difícil tener el reconocimiento de haber hecho un buen encargo por parte de tus superiores. Este ambiente estresante se hace más grande a medida que pasan los días… hasta que se entra en una espiral de cansancio y agotamiento físico y mental: a esto se le llama burnout.

El burnout es un tema que ha dado mucho de qué hablar, con numerosa bibliografía e investigación acerca de sus efectos y prevención y la verdad es que da para muchos post dentro del blog, pero no es de lo que queremos hablar en este texto. Aquí trataremos de algunas estrategias psicológicas que se pueden hacer a nivel individual, sin terapia especializada y des del esfuerzo personal para la confrontación y gestión emocional del estrés laboral.

El burnout puede tener graves consecuencias para la salud. Es por eso que hay que cuidarse.

Hay que entender la siguiente lista de estrategias como pautas e ideas de prevención y autocuidado contra el burnout a nivel personal, no cómo a una auténtica terapia a seguir.

1) No sobrecargarse de tareas y menos si no forman parte de las tareas habituales. Pasito a pasito se hace el camino: hay que saber priorizar las tareas y encararlas una por una.

 2) Utilizar los canales de comunicación que haya en la institución: hay que hablar de la situación de burnout con alguien del departamento de recursos humanos, correo interno, sistema de sugerencias, para informar de las preocupaciones que nos inquietan. También se puede hablar con personas de confianza que tengan influencia y puedan solucionar la situación de angustia. Ante un caso de problemas emocionales, lo peor que puedes hacer es guardártelo para ti mismo/a, de modo que siempre que se pueda hay que hablarlo con alguien para intentar poner soluciones nuevas.

3) Averiguar si otras personas han pasado por la misma situación y preguntarles cómo lo solucionaron. La experiencia de otros empleados puede ser muy útil, ya sea para aprender nuevos métodos de trabajo más rápidos o para evitar futuros contratiempos.

4) Aprender a gestionar las emociones: este punto es, al menos para mí, el más importante para el equilibrio psicológico y el crecimiento personal. Identificar cómo te sientes, saber que te ha llevado a este estado y replantearte sí realmente el estado emocional en el que te encuentras es lo que necesitas en ese momento para solucionar el problema.

5) En momentos de presión hay que saber pedir ayuda: es imposible saberlo todo e incluso cuando cuentas con años de experiencia en un mismo sitio aparecen labores nuevas que desconocemos su funcionamiento. Algunas personas se queman cuando se les exige asumir tareas para las que no se está preparado… y es algo completamente normal. Lo recomendable es delegar esas tareas o, si no se puede, tomarse un respiro para evaluar la situación y pensar cual es el mejor camino a seguir para resolver la situación.

6) Conocer-se a uno mismo: saber los recursos personales, habilidades y materiales de que dispones a tu alcance para poder adaptarse a los cambios que generan las necesidades de tu trabajo. La falta de recursos unida a una sensación personal de incapacidad para resolver los conflictos les lleva al estrés y a los problemas psicológicos, como angustia, depresión o desmotivación.

El bienestar en el trabajo y la satisfacción laboral dependen, en gran medida, del entorno donde se esté trabajando y algunas situaciones serán insalvables…pero lo que hay que tener claro es que el síndrome Burnout tiene que ver con la respuesta personal ante la vida y el trabajo.

No podemos modificar el panorama social que tenemos a nuestro gusto. Tampoco podemos cambiar toda la estructura empresarial de nuestro lugar de trabajo. Y no, esperar a que tu jefe salga del trabajo con un bate tampoco es una solución acertada. No obstante,  la reacción que tengamos ante nuestras situaciones laborales puede ser decisiva para superarlos o no. Por lo tanto, la actitud que tenemos todos nosotros es crucial para prevenir el burnout y de ser más felices en nuestros puestos de trabajo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: